Telfono lite Lser
Clnica Autorizada Sanidad - CS3091

Preguntas frecuentes

PARA LA MAMOPLASTIA DE REDUCCIÓN

Yo las quiero muy pequeñas. ¿Puede ser?

La paciente que desea una reducción suele decir que las quiere muy pequeñas, pero no es aconsejable crear mamas excesivamente pequeñas. Las mamas reducidas tienen importantes cicatrices y no deben ser demasiado pequeñas. Se deben dejar de un tamaño que permita tener una buena proyección y un buen volumen. Este aspecto bello de la mama hace que las cicatrices “no se noten”. Si dejamos mamas pequeñas, con poca proyección, de aspecto aplanado y, por tanto, carentes de belleza, denotarán un peor aspecto por sus cicatrices.

Las cicatrices, ¿se notan mucho?

Sí. Y se notan para siempre. Existen varias cicatrices en la mama:

  • Cicatriz periareolar: Se extiende rodeando la areola y suele ser excelente, aunque en ocasiones se hipertrofia, sobre todo, en su parte superior, haciendo su aspecto más ancho.
  • Cicatriz vertical: Se extiende desde la areola hasta el surco submamario y suele ser excelente.
  • Cicatriz horizontal o submamaria: Recorre el surco submamario y suele ser la peor, sobre todo en sus extremos, donde suele ensancharse y tener peor aspecto. Las cicatrices producen, al principio, un gran impacto. Pero, con el paso de las semanas, su aspecto mejora muchísimo.

El aspecto de las cicatrices se va modificando y al cabo de los 12-18 meses se suponen ya definitivas. En este momento, si su aspecto no es excesivamente bueno, se pueden retocar y, tras el retoque, suelen mejorar, ya que las condiciones para la cicatrización son mejores al no existir tanta inflamación.

Si me quedo embarazada, ¿qué pasa?

Las mamas operadas pueden someterse a los cambios hormonales del embarazo y sufren los cambios propios de una mama gestante, pero a pesar de existir técnicas que dicen permiten la lactancia, creo que es mejor recomendar su suspensión cautelar para evitar posibles problemas. Cuando la hipertrofia de la mama es muy severa, las areolas se implantan a su nueva situación como injertos. En estos casos, la función de la mama como glándula, está completamente anulada y la lactancia debe ser evitada.

Me han comentado que se pierde sensibilidad. ¿Es cierto?

Toda intervención, por pequeña que sea, origina, de forma temporal o definitiva, una pérdida de sensibilidad que puede ser parcial y no afectar a toda la mama. En concreto, es habitual una disminución de la sensibilidad en los cuadrantes inferiores de la mama y lo que es más importante, en el complejo areola-pezón. Las alteraciones en la sensibilidad pueden ser permanentes y habitualmente no constituyen una queja de las pacientes, ya que cuando existe una hipertrofia importante de la mama, se llega a quirófano con una sensibilidad a nivel del complejo areola-pezón muy disminuida y en ocasiones, nula.

¿Pueden volver a crecer?

Todo es posible, incluso el aumento de las mamas. Pero también pueden ser más pequeñas de lo que se planeó en un principio. Las mamas, con el paso del tiempo, van a sufrir modificaciones en su aspecto y tamaño. Factores como la edad o los incrementos o descensos en el peso, las modifican, pero estos cambios suelen ser sutiles y lentos. Lo que no es normal es que experimenten un nuevo crecimiento excesivo.

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

ELITE LÁSER ES PROFESIONALIDAD Y GARANTÍA

Nuestro Equipo te atenderá en todo lo que necesites.
No dudes en llamarnos.

91 560 01 11