Arrugas de expresión

Tratamientos eficaces para atenuar estas señales del paso del tiempo

Descripción general

Las arrugas de expresión son uno de los motivos de consulta más frecuentes en la Clínica Élite Láser. Son uno de los indicadores más visibles del paso del tiempo, tanto del envejecimiento producido por la edad (cronoenvejecimiento) como de la exposición a factores externos como puede ser la radiación solar (fotoenvejecimiento) o la exposición a tóxicos ambientales (polución, tabaco, etc.).

Tipos de arrugas

A grandes rasgos, podemos distinguir entre:

  • Arrugas estáticas: producidas por adelgazamiento y pérdida de elasticidad de la piel inherente al tiempo, así como a cambios hormonales, además de por la propia inserción de la piel en la musculatura. Digamos que son las arrugas que se marcan cuando tenemos la expresión facial relajada.
  • Arrugas dinámicas: aquellas que se producen por la contracción voluntaria de la musculatura facial al gesticular, es decir, con el movimiento.

Localización

Las arrugas expresión se localizan principalmente alrededor de la mirada y la boca, pudiendo encontrarlas en:

  • Frente: En sentido horizontal, producidas por el músculo frontal y la porción superior del orbicular de los ojos. Se producen fundamentalmente por el levantamiento de las cejas. Afectan a personas muy expresivas y se agravan con el paso del tiempo.
  • Entrecejo: En sentido vertical entre las cejas debidas a la acción de los músculos corrugadores supraciliares, cuya acción principal se relaciona con fruncir el ceño y mover los párpados superiores. Un músculo corrugador más potente que el otro puede resultar en que las arrugas del entrecejo se marquen más en un lado que en otro.
  • Patas de gallo: Son las que más pronto aparecen habitualmente, debido a la gesticulación (el músculo implicado es el orbicular de los ojos, principalmente implicado en cerrar los ojos y suelen marcarse más cuando reímos abiertamente) y a las características de la piel de alrededor de los ojos (más fina y con menos soporte estructural de colágeno y elastina).
  • Otras zonas: El tratamiento se realiza fundamentalmente en estas tres localizaciones, pero existen otras que también pueden sufrir el paso del tiempo, como son los surcos nasogenianos (las líneas que se extienden desde los laterales de la nariz hasta las comisuras bucales), el área peribucal (el famoso código de barras, arrugas finas y verticales que surgen al fruncir los labios, agravadas por el tabaquismo, la exposición solar y la falta de hidratación en la zona o el mentón.

También podemos encontrar arrugas en los laterales de la nariz, las conocidas como bunny linesy las bandas platismales (generadas por la contracción del músculo platisma, el más superficial del cuello, que se producen al hablar o gesticular con demasiada fuerza.

Valoración médica

Es importante distinguir entre los distintos tipos de arrugas, dado que el tratamiento específico de cada una de ellas será diferente según cada caso. Asimismo, el conocimiento minucioso de la anatomía facial es vital para conseguir un resultado óptimo.

Sabemos que cada paciente es un mundo, con unas características determinadas, como puede ser la proporción de tejido muscular, la profundidad de la arruga o, incluso, la ocupación del paciente, así como los cuidados que ha realizado sobre su piel.

Es por ello por lo que debemos realizar un correcto análisis multifactorial que incluya los deseos del paciente, la anatomía de su musculatura y cómo, cuánto y dónde contrae más dicha musculatura.

Tratamiento de las arrugas

Consiste en la infiltración mediante inyecciones de un fármaco capaz de relajar la musculatura, dado que las arrugas, recordamos, se producen por la contracción de estos.

Dicho fármaco son los neuromoduladores, en este caso la toxina botulínica tipo A, una sustancia que mediante su inyección es capaz de llegar hasta la placa motora (unión entre la neurona y el músculo) y evitar que se liberen los iones y neurotransmisores responsables de la contracción muscular.

Es un tratamiento que no dura habitualmente más de 15 ó 20 minutos, en los que en primer lugar se limpia la cara del paciente y posteriormente se le pide que gesticule: que eleve las cejas (cara de sorprendido), que frunza el ceño (cara de enfadado) y que fuerce la sonrisa o cierre los ojos con fuerza.

Es en ese momento cuando se “dibuja” el diseño de las zonas a pinchar para proceder después a la infiltración del fármaco.

No es un tratamiento especialmente doloroso, por lo que no se pone anestesia, y tampoco presenta unos efectos secundarios especialmente molestos. El más llamativo puede ser la aparición de un pequeño hematoma en el lugar de la inyección, debido a los vasos sanguíneos presentes en la zona de tratamiento.

Los efectos pueden empezar a notarse a partir del 4º-5º día, siendo su máximo a las 2 semanas y tienen una duración aproximada de 3 a 6 meses (dependiendo de cada paciente).

Por último, cabe señalar que se puede hacer vida totalmente normal tras el tratamiento, con alguna salvedad: se recomienda encarecidamente que el paciente no venga en motocicleta, dado que la opresión del casco podría hacer que el producto migrara de lugar, no a distancia, pero sí a zonas adyacentes que podrían generar algún efecto no deseado. También se recomienda, durante las primeras horas, no masajear especialmente la zona, debido al mismo motivo, así como no tumbarse en las primeras cuatro horas tras el tratamiento ni hacer deporte.

 

Déjanos cuidarte

Primera consulta gratuita* (*) Excepto consultas de Dermatología Especializada.

Nuestros pacientes cuentan con un descuento de un 30% en el Parking Indigo - Orense, junto a la clínica.

915 600 111
689 115 776






    Estamos en Calle Orense, 56, Madrid (España)

    NUESTRAS ACREDITACIONES

    • Centro autorizado por la Comunidad de Madrid nº CS10084

    • Centro oficial de formación Universidad Rey Juan Carlos

    • American Society for Laser Medicine & Surgery

    • Centro oficial de formación Universidad de Nebrija

    COLABORACIÓN EN MEDIOS